lunes, 16 de abril de 2012

Religión Sumeria

La religión sumeria está ya muy desarrollada hacia el III milenio a.C., reflejando un sistema de creencias característico de una sociedad agrícola y ganadera en la cual la naturaleza ocupa un lugar destacado. Por esto muchas deidades tenían que ver con elementos naturales relacionados con la agricultura (dioses ctónicos, andróginos) o la ganadería (dioses cósmicos y celestes). La importancia de agricultura y ganadería para los sumerios hace que un elemento, el agua, se alce como un factor importante en la religión sumeria. Y lo mismo ocurre con el acto sexual, principio natural reproductor.
Estas grandes fuerzas se complementan con otras como tierra, aire y fuego.
Los dioses sumerios eran representados con caracteres antropomorfos y en sus actitudes se manifestaban como humanos. La organización del territorio a partir de una serie de ciudades-estado hizo que la religión sumeria careciera de una organización unitaria, apareciendo diferentes tradiciones locales y escuelas teológicas, como las de Shuruppak, Nippur, Eridu, Uruk o Lagash. La m
ezcla entre sumerios y acadios  dio lugar a un elaborado panteón con genealogías, cuyo objetivo era ofrecer una síntesis unitaria. Sin embargo, las tradiciones locales continuaron existiendo y desarrollándose, pese a los intentos de Sargón y su hija, la sacerdotisa de Ur Enkheduanna, por evitarlo y favorecer la integración.
El panteón sumerio-acadio contenía hasta 3600 divinidades, organizadas en tríadas y binas con importancia diversas según la ciudad - estado. Existía una tríada principal, formada por An, dios del Cielo y padre de los dioses; Enlil, deidad del Viento; y Enki, -los acadios le llamaron Ea-, señor de la sabiduría.
Una segunda tríada, de carácter astral, la integraron Nannar o Zuen -más tarde llamado Sin-; dios de la Luna, Utu o Babbar, señor de la justicia y el oráculo; e Inanna -que los acadios llamarán Ishtar-, diosa del amor y la guerra, identificada con el planeta Venus. Todas estas deidades tuvieron su correspondiente esposa o esposo e hijos, además de una posición jerárquica determinada. A las deidades se les solía asociar algunos animales a modo de atributos.
Aparte de dioses, los sumerios creyeron en la existencia de un complejo mundo espiritual habitado por seres protectores, como las Lama, el mensajero Paku o el buen Udug. Pero también había demonios, como Ala, Mashkim, Galla, Namtar, etc. Ellos son los causantes de enfermedades y males, y para eliminar su acción creían preciso recurrir a rituales de exorcismo, prácticas mágicas, etc., bajo la dirección de especialistas religiosos.

Dios del cielo: An

Dios del viento: Enlil

Dios de la sabiduría: Enki
Cosmovisión sumeria
Los sumerios creyeron que en principio fue el océano el cual engendró al universo, formado por un cielo abovedado y un disco terrestre, separados y al mismo tiempo unidos por un ilimitado espacio en movimiento y expansión, cuya titularidad recayó en Enlil, dios del viento; fuera de ese espacio o atmósfera se crearon unos cuerpos luminosos que era el sol, la luna y las estrellas, luego sobre la tierra, las montañas, los bosques y al fina el hombre. Después se crearon las divinidades pequeñas para que pudieran controlar estos elementos, el hombre es fundamental ya que el fin de ellos es el de servirlos y colmar sus necesidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada